¡cuestión de confianza!

¿tendrá Córdova  la capacidad de trabajar con y para los nuevos héroes peruanos?

Daniel Córdova tiene la oportunidad de hacer que Produce deje de ser un ministerio de baja productividad

El portafolio debe dejar de ‘pertenecer’ a los gremios empresariales sanisidrinos y además podría pasar a llamarse Ministerio de la Promoción Empresarial.

Publicado: 2018-04-04

La inercia es la característica principal de nuestros ministerios. Programas que no funcionan siguen manteniéndose por años. Uno podría preguntarle a las empresas peruanas qué relación tienen con Produce, su ministerio, y es muy probable que la respuesta en un 99.9 % de los casos sea, ninguna. Y lo que es más grave, creo que los empresarios no se imaginan qué es lo que este portafolio puede hacer para ellos.

En ese sentido, el nuevo ministro Daniel Córdova tiene la gran oportunidad de darle la vuelta a esta situación. Él ha mostrado tener ambiciones políticas (ha querido ser candidato a alcalde de Lima) y un período largo en el ministerio (hasta el 2021) podría ser muy beneficioso para sus planes siempre y cuando logre convertirlo en un ente funcional a la gran masa empresarial peruana: la pequeña empresa.

Por el contrario, si pretende hacer más de lo mismo, su período en el gobierno será tan intrascendente como todos sus antecesores. 

¿Qué hacer?

Cambio de nombre y de prioridades, de Produce a Mipe

En primer lugar, debería cambiar de nombre a la institución. En lugar de Ministerio de la Producción, podría llamarse, por ejemplo, 'Ministerio de la Promoción Empresarial' (Mipe). ¿Qué no se podría hacer con los más de 800 millones con los que actualmente cuenta ese portafolio cada año? Esos cientos de millones hoy parecen desperdiciados.

Pesca

La pesca manejada por unas pocas empresas que industrializan la anchoveta avanza en automático, con una serie de procesos que se repiten temporada tras temporada. Sin embargo, los ministros tienen recurrentemente la tentación de sobreatenderlos.

Por ello, para tener una gestión provechosa en el ámbito de la pesca, el énfasis debe concentrarse en la pesca de menor escala y en la artesanal, hoy vivimos un tremendo desorden en los puertos, en las caletas y en el mar. 

El nuevo ministro está presionado por una inminente protesta de la pesca artesanal y espero que no sea solo por eso que haya anunciado que la pesca de menor escala y la pesca artesanal serán su prioridad. Espero que así sea y que, finalmente, no lo ganen los almuerzos en el Club Empresarial.  

Además, Córdova debe ser consciente de que hasta ahora, el ministerio que asume no ha podido garantizar la calidad de la cadena de procesos que lleva a que el pescado pase del mar a la mesa de los peruanos.

En el país del ceviche, el tratamiento que le damos al pescado destinado al consumo humano es horroroso. Demasiado desorden e insalubridad en una actividad económica que involucra a decenas de miles de pequeños empresarios del mar, de los puertos, del hielo, del transporte y del comercio.

Mercado interno  

Para los negocios terrenales del mercado interno, el nuevo ministro debería ir a contracorriente de sus antecesores y como economista, confiar en los números: el comercio concentra largamente el mayor número de empresas del país, luego los servicios y, por último, la industria. 

Y el comercio interno en el Perú, se realiza principalmente a través de los mercados de abastos y las bodegas. 

Nada sacaría Córdova concentrándose en lo que se llama sector moderno de la distribución minorista. Un ministro concentrado en supermercados y centros comerciales es un ministro de vacaciones.

Los misterios del capital

Hay que gestionar con Cofide y los bancos un fondo voluminoso para la modernización de los mercados de abastos y de las bodegas. Se dinamizarían las economías barriales y sería un gran negocio para todos los involucrados y una enorme contribución a las familias peruanas. 

Solo imagínense que 500 o 1.000 mercados de abastos en el Perú puedan durante los próximos tres años mejorar ostensiblemente su infraestructura y la calidad de sus servicios. Los pequeños empresarios han construido sus mercados con tasas de interés del 30 o 40%. Piensen lo que podrían hacer si esas tasas bajan al 6%.

Ahora piensen en la respuesta a esta pregunta: ¿Qué diferencia a las tiendas Tambo de lo que una bodega tradicional podría hacer? ¿Qué diferencia a las boticas de barrio de los establecimientos pertenecientes a las cadenas de farmacias? La respuesta es capital y solo capital. 

Con capital se compra asistencia técnica, se mejora la infraestructura, se compran los sistemas informáticos de gestión y se capacita al personal. Con capital se desarrolla el mercado de servicios para que los pequeños negocios aumenten su productividad. 

Hoy los que consiguen capital barato son los centros comerciales, los supermercados, las cadenas de autoservicios tipo Tambo, Mass o Listo. 

Si la diferencia del precio del dinero al que accede una gran empresa con el que consigue la pequeña y microempresa es de más del 500%, se explica el porqué un sector puede ser 'moderno' y otro está condenado a ser 'tradicional'. 

Estoy seguro de que solo los mercados de abastos en el Perú pueden absorber más de US$5 mil millones en créditos de manera casi inmediata. Comiencen con un fondo de 1.000 millones y verán cómo se inicia la recuperación de la economía interna.

La independencia y autonomía de Gamarra 

Gamarra debe convertirse en el faro de la pequeña empresa peruana. De lejos sigue siendo el más grande complejo empresarial del Perú. Y ya es hora que el Estado peruano le dé prioridad. 

El conglomerado empresarial de Gamarra debe convertirse en un espacio con una administración autónoma del municipio de La Victoria y del impuesto general a las ventas que se recauda en su territorio, debe otorgársele un 2% para ser reinvertido en su desarrollo. 

Miles de pequeños propietarios de tiendas, miles de comerciantes y confeccionistas esperan una palanca para su desarrollo. Supondríamos que ese es el rol de Produce. Pero no lo ha sido nunca. A este ministerio, Gamarra siempre le ha apestado.

Como contrapartida, Gamarra debería convertirse en la capital latinoamericana de la moda y formalizarse al 100% tanto a nivel tributario como laboral. 

El orgullo gastronómico debe salir de las barrigas y generar una política de Estado

Los negocios gastronómicos también merecen una política específica. Tanto orgullo por nuestra comida y no tenemos cómo garantizar estándares de tratamiento de los alimentos apropiados. 

¿Cómo hacemos para garantizar que sea lo que sea que se consuma como alimento en el Perú tenga un nivel de excelencia? Desde la papita rellena que te ofrece un ambulante en cualquier plaza de un centro poblado del país, pasando por la comida que comen los trabajadores en los restaurantes y carretillas que ofrecen menú hasta los camarones que se come algún duque en un matrimonio que se celebra en Lima. 

Las columnas del boom gastronómico peruano son cuatro palitos de fósforos y Produce nunca ha hecho nada.Y, por favor, que Apega cada año tenga que estar mendigando recursos para Mistura es mezquino de parte del Estado, de una buena vez PRODUCE debería absorver buena parte de los gastos de la feria gastronómica con mayor asistencia del planeta. Ya los de Apega hicieron bastante durante más de 10 años y casi sin apoyo.

Primero lo primero, Daniel

No hay en mi texto palabras como diversificación productiva ni programas de innovación ni Cites (centros de innovación tecnológica). No las hay porque me parecen palabras bonitas pero huecas para el momento actual. 

La diversificación productiva propuesta por el exministro del sector Piero Ghezzi y que sigue siendo cacareada por el extitular del MEF Alonso Segura es racista y discriminadora. Los programas de innovación lo mismo. ¿Cómo pensar en crear algo de la nada sin mirar lo que tienes, sin incluir la vitalidad de los pequeños negocios del Perú que emergieron del Perú migrante? No dudo de la buena intención de los nombrados pero son 'marcianos' en el Perú. Y los Cites no han tenido impacto positivo para la magnitud de su presupuesto, elefantes blancos que se les llama. 

Los países vecinos durante décadas han tenido programas que han mejorado sus pequeños negocios y hoy pueden desarrollar los programas de segunda o tercera generación que son promovidos por los organismos multilaterales. Nosotros estamos muy atrasados. 

Es como de nivel elemental entender que necesitamos un gran esfuerzo por modernizar a la micro, pequeña y mediana empresa existente. Es más barato, genera mercado, aprovecha las capacidades, fortalece el tejido económico. 

Acá se han querido inventar 'ecosistemas' de cero cuando estamos en estos temas en el siglo pasado. Llegaron seres del espacio, cogieron unas cuantas palabras que suenan bien, las popularizaron y luego generaron programas costosísimos para beneficiar a sus GCU ('gente como uno').

¿Podrás Daniel romper con el cerco sanisidrino? 

¿Dejará Produce de ‘pertenecer’ a los gremios empresariales situados en ese distrito? ¿Tendrás la fortaleza de peruanizar ese ministerio? ¿O serás uno más de los que terminan colgando su foto en la pared del ministerio sin haber contribuido realmente a nada?

Produce parece un ministerio poca cosa, pero no lo es. 


Escrito por

Juan Infante

Sociólogo. Experto en temas de desarrollo económico y solución de conflictos. Consultor de empresas. Formador de empresarios.


Publicado en

2032

500 años después del encuentro entre los ejércitos de Atahualpa y Pizarro. Motivo más que suficiente para que todos nuestros traumas estén superados. Terminemos de construir nuestro país. Nos quedan 23 años.