#CómoSalimosDeEsta

Gamarra, cuadro de Pancho Guerra García

CARTA ABIERTA A LOS EMPRESARIOS Y TRABAJADORES DE GAMARRA

Publicado: 2020-05-05

Estimados amigos


En principio quiero expresarles mi solidaridad ante los duros momentos que afrontan. Tienen razón cuando dicen que nadie en el gobierno les ha abierto la puerta; la verdad, no ha abierto la puerta a nadie de la pequeña empresa. No es raro ese comportamiento, la excepción es que ocurra lo contrario.

Ni siquiera ha hablado con los comerciantes de los mercados de abastos que eran parte de las actividades esenciales. Lo que ha pasado con ellos, es terrible. Muchos contagiados: comerciantes y trabajadores de los mayoristas e igualmente muchos transportistas, comerciantes minoristas, cargadores y ahora clientes. Una pena, porque los muertos y contagiados en los mercados va en aumento.

El virus llegó a algún mercado, saltó a los mayoristas de frutas, verduras y pescado y desde ahí se ha distribuido a todo el Perú. Después de 51 días de cuarentena, hoy, estamos con grandes problemas sanitarios y económicos. Buena parte del aparato productivo y comercial está parado. Todos los conglomerados empresariales, menos los mercados mayoristas, lo mismo. 
Es claro que quisiéramos que se activen lo más pronto.
Sin embargo, leo sus propuestas y casi todas pasan por abrir las galerías de Gamarra. ¿Es esa propuesta realmente responsable? ¿Es lo mejor que podemos hacer ahora? 

Si se abre, ¿no se están poniendo en riesgo como los comerciantes de los mercados? Si hacen que sus trabajadores vayan a sus talleres y a sus pequeñas tiendas ¿Qué garantía hay que no se contagien y que lleven el virus a sus casas y contagien a sus padres, hermanos, hijos?

¿Qué les dirán sus hijos a ustedes cuando les digan que están yendo a Gamarra, qué les dirán sus parejas? ¿En serio creen que los protocolos funcionen en los espacios que tienen en las galerías comerciales? ¿Creen que los clientes van a llegar confiados a comprarles? 

No les estoy planteando que no hagan empresa, solo quiero que pasen a una etapa propositiva acorde con las circunstancias. Los conglomerados empresariales aglomeran gente y la aglomeración es algo que tenemos que reducir por varios meses, quizás dos años.

No están solos en este reto. Lo mismo que están pasando ustedes lo viven los empresarios con sede en Mesa Redonda, Mercado Central, Barrio Chino y Paruro, Las Malvinas, el conglomerado informático de Wilson en Lima ¿Visitarían ustedes confiados esos espacios comerciales en las próximas semanas, en los próximos meses? ¿Irían hoy ustedes a comprar sin miedo a contagiarse al mayorista de Santa Anita? 

Ustedes son empresarios y, este, es solo un reto como tantos que ustedes han sabido resolver ¿Si no se puede abrir Gamarra por unos meses, cómo plantearían su negocio? 

Cambia el clima y necesitamos ropa para el otoño y el invierno, la necesidad de la gente no ha variado. ¿De dónde va a salir esa ropa? ¿Dónde se confeccionará si no se puede confeccionar en Gamarra? 

Es verdad que no podemos regalarle todas esas compras a los confeccionistas de China. No es justo para ustedes ni inteligente para la economía del país. 

Debe haber confección peruana y deben activarse pronto los talleres pero quizás sea mejor que desde ustedes salga la propuesta de desconcentración ¿pueden desplazar sus talleres fuera de Gamarra a espacios más amplios? ¿Pueden ustedes trasladar sus tiendas más cerca de sus clientes? 

¿Pueden ustedes desarrollar el comercio mayorista de ropa, en espacios menos concentrados que Gamarra?¿Cómo hacemos para adaptarnos a las demandas de distanciamiento social? 
¿Si estábamos habituados a la concentración de las actividades económicas, no debemos ahora iniciar la desconcentración? ¿No son esos los temas en los que debemos centrar el debate y las propuestas?
Juan Infante Presidente Fundador de la Coordinadora de Empresarios de Gamarra      

Escrito por

Juan Infante

Sociólogo. Experto en temas de desarrollo económico y solución de conflictos. Consultor de empresas. Formador de empresarios.


Publicado en

2032

500 años después del encuentro entre los ejércitos de Atahualpa y Pizarro. Motivo más que suficiente para que todos nuestros traumas estén superados. Terminemos de construir nuestro país. Nos quedan 23 años.